Venite a La Paz - Noticias de La Paz Entre Ríos

TRIATLÓN

SITIO WEB OFICIAL DEL TRIATRLÓN DE LA PAZ: http://www.trialapaz.com/

¿Primera vez en el Tria de La Paz?

Si ésta es tu primera vez en el Triathlon Internacional de La Paz, a continuación dejamos las respuestas a algunas preguntas frecuentes, que creemos, serán de utilidad para despejar todas tus dudas…

1. Soy nuevo en el triatlón… ¿por donde empiezo?

Si recién estás empezando, lo ideal es empezar por el principio 😉

Recomendamos comenzar en la prueba “Sprint” (se nada 750 metros, se pedalea 20 km y se corre 5 km). Dependiendo del tipo de bicicleta que estés usando, dentro del Sprint hay dos modalidades: “MTB” (Mountain bike) o bien en “BICI DE RUTA”.

2. ¿Cual es la diferencia entre “Sprint”  y “Estandar” ?

La gran diferencia está dada por las distancias. La modalidad SPRINT es de 750 m. nadando, 20 km pedaleando y 5 km corriendo. Mientras que el ESTANDAR es el doble de las distancias enunciadas: 1.500 nadando, 40 km de ciclismo y 10 km pedestrismo.

La modalidad SPRINT es para quienes recien se inician, o bien para aquellos que no están preparados para las distancias de la modalidad ESTANDAR. Cabe destacar que la modalidad SPRINT admite la participación en bicicleta de mtb o bicicleta de ruta; mientras que la modalidad ESTANDAR sólo se utiliza bicicleta de ruta.

Por otra parte, la modalidad ESTANDAR posee una mayor cantidad de categorias (las mismas se dividen cada 5 años), mientras que en SPRINT las categorias son menos  y son cada 10 años.

La modalidad “ESTANDAR” es la nueva denominación de lo que antes era modalidad “OLIMPICA”, la modalidad “ESTANDAR”, también es llamada “AGE GROUPS” o “CATEGORIAS DE EDAD”, haciendo alusión a las categorías en que se divide dicha modalidad.

Podrás ver un detalle de las distintas modalidades, distancias y categorías, aqui…_

3. ¿Donde se realiza el evento?

El epicentro del evento es la zona portuaria de La Paz. La natación se realiza en aguas del Río Paraná, y el ciclismo en calles de la ciudad y ruta provincial nº 1, el pedestrismo dentro de la ciudad.

4. Si llueve… ¿se suspende?

Claro que no!… Es imposible suspender un evento de ésta magnitud. En caso de tormenta extrema, podrán reprogramarse las competencias dentro del mismo día.

5. ¿La natación es contra corriente?

La natación es corriente a favor para las pruebas amateurs (las que se realizan viernes y sábado). Sólo la prueba de Elite y Sub 23 tienen un segmento con corriente en contra.

6. ¿Cuando abren las inscripciones, y como pago?

Las inscripciones abren el día lunes 12 de Noviembre. El pago se puede realizar por Rapipago o bien, con diversas tarjetas de crédito en 1 pago.

7. ¿Cómo se realizan las inscripciones?

Exclusivamente por internet, a través del sitio web www.trialapaz.com

7.1 Me preinscribí, pero no veo mi nombre en la lista de participantes. ¿Que pasa?

Hasta tanto no realices el pago de la inscripción, no aparecerás en el listado de participantes. La preinscripción no otorga derecho de participación.

8. ¿Cómo, cuando y dónde retiro mi kit?

La acreditación y retiro de kit se realiza días previos a la carrera en la Oficina de Turismo situada frente al Puerto de La Paz.

  • Para retirar tu kit necesitarás: DNI y FICHA DE INSCRIPCION.
  • Certificado médico.

9. ¿Cual es el cupo de participantes?

Para las pruebas del día sábado  (modalidad Sprint y Estandar) el cupo será de 900 participantes en total. Cubierto el cupo, no se admiten nuevas incorporaciones.

10. Horarios…

Todos los horarios están detallados en nuestro cronograma general (desde horarios de inscripción, hasta horarios de parque cerrado, horario de entrega de premios, etc etc). Rogamos siempre respetarlos y acudir con anticipación.

10. Soy extranjero, ¿como puedo hacer el pago desde mi país?

Con tarjeta de crédito, siempre que tengas habilitada la opción de pagos internacionales.

11. Pagué mi inscripción y no puedo asistir… ¿que hago?

La organización no hará reintegro del dinero de la inscripción. Podrás transferir tu inscripción a un tercero hasta el día 15 de diciembre 2018. Las bajas informadas luego de la fecha indicada NO SERÁN VALIDAS.

12. ¿Como hago para transferir mi inscripción a otra persona?

Es un trámite que SOLO PODRÁ HACER EL TITULAR DE LA INSCRIPCIÓN QUE SE DARÁ DE BAJA. En cuyo caso, deberás comunicarte con nosotros a transferencias@trialapaz.com, indicando que vas a transferir tu inscripción a otra persona (deberás informar en el mail todos los datos personales del receptor de tu inscripción). Podrás transferir tu inscripción a un tercero hasta el día ………. Las bajas informadas luego de la fecha indicada NO SERÁN VALIDAS.

13. ¿Se puede usar traje de neoprene durante la natación?

Si está permitido su uso, pero no es recomendable dada las altas temperaturas. Además, tené en cuenta que por la dinámica de la competencia y del area de transición, perderás valiosos minutos quitándote el traje.

14. ¿Está permitido el “drafting”?

Sí, pero sólo se permite el drafting entre participantes del mismo sexo. Está totalmente prohibido el drafting Varon – Mujer / Mujer – Varon.

15. Quiero inscribir a mi hijo en el Tria Infantil… ¿cómo hago?

La inscripción se realiza de manera presencial el día Jueves 17 y Viernes 18 de Enero de 2019 en la Oficina de Turismo ubicada en el Puerto de La Paz.

16. ¿Donde puedo alojarme?

La oferta hotelera de La Paz es diversa. Recomendamos siempre prever el alojamiento con anticipación dado que para la fecha del Triathlon la demanda es muchísima. Todo lo relativo a alojamiento y hoteleria, puede consultarse con la Secretaría de Turismo de La Paz: www.lapazentrerios.gov.ar

El Comité Organizador del Triathlon de La Paz, no cuenta con alojamiento, albergue ni plazas gratuitas, asi como tampoco gestionará ni reservará alojamiento por pedido de los participantes.

17. ¿Que bicicletas están permitidas?

En general, se permiten todas las bicicletas, en tanto reúnan ciertas caracteristicas (principalmente en cuanto a manubrios y acoples) que hacen a la seguridad, tanto para su conductor, como para los demas participantes. En éste link podrás consultar todas las cuestiones reglamentarias de las bicicletas.

LA HISTORIA DEL TRIATHLON INTERNACIONAL DE LA PAZ.

1985 – El nacimiento
Mucha agua ha pasado bajo los puentes desde aquel 10 de febrero de 1985, cuando se dio la señal de partida de la primera competencia de triatlón realizada en el Litoral argentino.
Diecinueve pequeños gigantes se lanzaron al desafío, sólo pensando en llegar y demostrarle a los incrédulos que era posible tremendo esfuerzo.
Y lo hicieron.
Todo empezó cuando Pancho Ibáñez, en su programa de TV “ El Deporte y el Hombre “  presentó informes que incluían a esta extraña disciplina deportiva, nacida de un desafío entre infantes de marina estadounidenses en las playas de Hawai, en 1978.
Las imágenes motivaron a unos intrépidos y audaces «locos lindos» de La Paz a organizar algo que, si era insólito en el país, mucho más lo era en Entre Ríos.
El Semanario El Paceño retó a los más audaces, incitándolos a probarse a sí mismos en este deporte nuevo y de nombre raro, durísimo y difícil.
El gestor de la aventura tiene nombre y apellido: Juan Ramón Ridruejo, director del periódico, quien llevó adelante la idea sin importarle las opiniones adversas.

Se aproximaban los festejos del sesquicentenario ( 150 años ) de su fundación y en La Paz todo era posible.
En ese marco se escribió la partida de nacimiento del triatlón de La Paz.
Nadie en ese momento pensó siquiera por asomo que surgía una de las fiestas deportivas más grandes del país, que se estaba dando vida a lo que sería el máximo acontecimiento deportivo y turístico de La Paz y una de las pruebas de triatlón mas importantes y famosas del continente americano y del mundo . Ese mismo día comenzó el romance entre ese deporte extraño y los habitantes de la pequeña ciudad del noroeste entrerriano.
Buenos y aguerridos nadadores de aguas abiertas, veloces y fuertes ciclistas y eximios corredores pedestres, junto a algunos audaces, todos de La Paz, se inscribieron.
Un gran maratonista local, Antonio Domínguez, fue el ganador. La llegada fue en la plaza principal y hubo un detalle significativo: mucha gente siguió las alternativas de la prueba y hubo una multitud en la llegada.
Nacía así – con humildad , casi en silencio , pasando casi desapercibida –  La Fiesta Triatlón más Grande de América Latina .

1986 – La segunda
Y tanto gustó y entusiasmó la primera experiencia, que en 1986, cuando desde el Semanario El Paceño se lanzó la convocatoria para repetirlo, nadie lo dudó.
La segunda edición del Triatlón de La Paz sumó otro apunte: se realizó el tercer sábado de enero, fecha que marcaba el aniversario del periódico y de la cual jamás se movería hasta la actualidad.
Veintiséis participantes (10 más que el año anterior) y 38º C de temperatura fueron los datos numéricos destacables de aquella infernal jornada.
Desde el puerto local al balneario Municipal en natación, desde allí hasta el Boulevard 25 de Mayo en bicicleta y luego casi 4.000 metros de pedestrismo por las calles constituían el recorrido de ese año.
Toda la ciudad volvió a mostrarse expectante y enganchada con ese «deporte raro».
Nuevamente ganó Antonio Domínguez, llegando a la plaza principal con mucha luz de ventaja sobre su más enconado rival: el «Negro» Raúl Quintana. Nuevamente la plaza principal repleta de gente ( mas de 2000 personas ) acicateadas por la transmisión en directo de la radio de AM local LT 40 Radio La Voz de La Paz y los relatos vibrantes de Oscar “ el Lobo “ García .


1988 – La criatura crece
En 1988 se abrieron las puertas al país.
Comentarios llegados a las provincias cercanas sobre las bondades de la prueba y promociones en triatlones de Rosario y Santo Tomé, trajeron atletas de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Corrientes y de distintos puntos de Entre Ríos.
Más, con uruguayos de Salto, Paysandú, Tacuarembó y Montevideo, la prueba tuvo carácter internacional.
Por primera vez largaron (y llegaron) dos damas, ambas de Reconquista (Santa Fe). Fue toda una novedad, porque el triatlón era un deporte de «locos» y de «duros» y no era común a ver una mujer realizando los recorridos de natación, ciclismo y pedestrismo.
Hubo tres jalones nuevos:
– Se corrieron los reglamentarios 1.500 metros de natación, 40 kilómetros de ciclismo y 10 kilómetros de pedestrismo.
– La prueba fue puntuable por el recién creado Campeonato Entrerriano de Triatlón, fiscalizado por la flamante Asociación Entrerriana de Triatlón (AET), fundada solo unos meses antes.
– Fue la primera edición filmada y exhibida por el sistema de televisión por cable local, servicio llegado a la ciudad pocos meses atrás.
Entre los 90 participantes (casi el doble del año anterior), había uno que tenía méritos para ser considerado – en aquel entonces – como el mejor triatleta de la Mesopotamia: Carlos “ Chape “ Barreyro (de Santo Tomé).
El Petiso no defraudó las expectativas y ganó, superando a su coterráneo Jorge Ferrand (la gran revelación, con sólo 16 años) y al ídolo local, Raúl Quintana, quién remontó casi 15 lugares en pedestrismo.
La gente cumplió puntualmente con la cita. Más de 3.500 personas colmaron el puerto y un número difícil de determinar pobló las calles y la vera de la Ruta Provincial Nº 1 para seguir la prueba y abastecer de agua en la calurosa jornada a los triatletas.
La Paz comenzaba a tener nombre propio en el triatlón argentino.


1989 – Salimos al país
En 1989 se produjo un nuevo hito: por primera vez la prueba de La Paz sería puntuable por el Campeonato Argentino de la especialidad.
Fueron 136 triatletas los que pisaron las playas de Puerto Márquez para dar vida a la edición y rompieron con el viejo anhelo de superar la barrera de los 100 competidores.
Comenzaron a asombrar sus procedencias: Capital Federal, Córdoba, Mar del Plata, Misiones, Chaco, por nombrar los más lejanos.
Y con esta edición llegó el primer peso pesado que pisó estas tierras: Eduardo «Gato» Díaz (de Córdoba), subcampeón nacional 1988 y protagonista de los duelos con el otro grande aquellas épocas, Mario Rubin.
Y el «Gato» inscribió su nombre entre los vencedores de La Paz, quedando en el recuerdo por su espectacular performance, su tenacidad, su sentido del humor y sus locuras, como caminar más de 500 metros en los tramos finales de pedestrismo para permitir que su más inmediato perseguidor, un cordobés amigo suyo de apellido Cruz, lograra más puntos para el ranking nacional.
La Paz ya era famosa a escala nacional por sus excelentes premios, su buena organización pero, sobre todas las cosas, por su gente increíble, que se llegaba de a centenares hasta el puerto a las 14 horas y se mantenía en sus lugares hasta que llegaba el último con las primeras horas del atardecer, soportando el calor, el cansancio y aplaudiendo a todos como si fueran los ganadores.


1990 – La primera gran fiesta nacional
En 1990 pareció que se tocaba el cielo con las manos. Una fuerte crisis económica determinó que el calendario nacional se redujera de 40 pruebas puntuables a sólo cinco.
Luego de una ardua selección, fueron elegidas Mendoza, San Juan, Mar del Plata, Córdoba y La Paz. Un par de años atrás se miraba a Mar del Plata como una meca inalcanzable; ahora se estaba a su nivel.
La afluencia de triatletas fue descomunal: llegaron 250 triatletas de más de 17 provincias argentinas, de lugares tan distantes y disímiles como Comodoro Rivadavia, Mendoza, San Juan, Mar del Plata, Misiones, Salta y Trelew, entre otros.
Llegaron los más expertos y famosos triatletas del país, encabezados por la estrella del momento: Fernando Giacaglia (de Mar del Plata), que en el Grand Prix Nacional 1988/89 había terciado en la lucha con Rubin y Díaz, y era el gran candidato a campeón para esa temporada. Los otros tria top eran Raúl Lemir (Mendoza), Raúl Tereba (Santa Fe) y Mario Rubin (Buenos Aires).
En silencio, llegó un cordobés delgado e introvertido que, según rumoreaban algunos, «daría que hablar». Se llamaba Oscar Galíndez y había surgido explosivamente sobre fines de la temporada anterior.
Y él se encargó de destrozar los pronósticos. Obtuvo aquí en La Paz el primer gran triunfo oficial en una prueba nacional de su luego meteórica y espectacular carrera deportiva. Superó por más de 2′ a Giacaglia y llegó al puerto ovacionado por más de 4.000 personas. Comenzaba una relación increíble entre Oscar y La Paz.
Después de Giacaglia llegaron Lemir, Tereba y el tandilense Castro. En Damas ganó otra famosa del triatlón nacional: la mendocina Elina Urbano, relegando a las marplatenses María Virginia Coronel y Alejandra Calcagno, y a las bonaerenses María Clara Verón y Claudia Schemper.
En Sub 16 inscribía su nombre un gurí de la entrerriana Victoria: Víctor Clivio, superando en un duelo de campanillas a otro que se las traía: Ariel Garrigó (de Paraná).
En Menores Damas, se lucía Silvana Calcagno (Mar del Plata), luego campeona sudamericana, panamericana y representante argentina en los Juegos Panamericanos Mar del Plata 1995.
Ah, y «debutaba» en La Paz, con 69 años, Ignacio Giró. Ya hacía batir palmas y derramar lágrimas a su paso.


1991 – La fiesta continúa
En 1991 La Paz ya era unánimemente reconocida como la Capital Nacional del Triatlón.
Ninguna ciudad del país podía poner tanto público en las calles, tanto cariño y afecto en el público, tanto aplauso para los competidores, tanta alegría y trabajo en una prueba de esta disciplina.
A la séptima edición llegaron más de 170 competidores de todo el país, Uruguay y Brasil, en un día increíblemente agradable.
La presencia de cuatro verdaderos ejemplos de vida dieron la nota diferente e invitaran al aplauso y a la lágrima: Raúl Torres (de Concepción del Uruguay) y Leonardo Leal (de Rosario), ambos sin un brazo , y Pablo Astoreca (La Plata), triatleta no vidente, además de Ignacio Giró (Capital Federal), ya con 70 años.
Ellos conmovieron a todos profundamente y demostraron que cuando se quiere, todo es posible.
En la Elite, el esperado y ansiado duelo entre los tres grandes del país: Oscar Galíndez (Río Tercero), Mario Rubin (Buenos Aires) y Eduardo Díaz (Córdoba). La nueva generación versus la «vieja guardia».
Sólo faltaba Giacaglia, definitivamente marginado de las competencias por un grave accidente sufrido durante una prueba en Brasil.
Y fue para Galíndez, quien superó holgadamente a Rubin (segundo) y Díaz (tercero).
En Damas, la ganadora fue Patricia Santiago (Buenos Aires); en Juveniles los ganadores fueron el entrerriano José María Lyardet; y en damas la todavía entonces adolescente Julieta Solanas (Colón, Buenos Aires).
De aquella edición quedó el recuerdo de un hecho novísimo en el triatlón: la realización de la ceremonia de entrega de premios en una discoteca (la célebre ”Alcatraz” , enclavada sobre las barrancas del río Paraná , hoy desaparecida ), coronando la fiesta – también por primera vez – con un inolvidable espectáculo de fuegos artificiales y champán al aire.


1992 –
La Paz sale a Sudamérica Parecía que La Paz había llegado al techo de sus expectativas, que no había más que crear o mostrar.
Sin embargo, los organizadores encararon un plano impensable: atraer figuras internacionales e insertar la competencia en el mapa sudamericano del triatlón.
Tarea nada fácil, considerando que La Paz es una pequeña ciudad de una no menos pequeña provincia argentina.
Aun así, llegaron desde Chile Cristian Bustos y Pablo Droguett, campeón y subcampeón trasandinos , respectivamente. Bustos, después de ganarle 15 días antes, en Pucón, nada menos que a los estadounidenses Mark Allen y Scott Tinley.
Era la competencia más esperada de todas y la lucha estaba planteada: Galíndez-Bustos (en Pucón, el chileno le había sacado 8′ de diferencia).
Como nunca antes, más de 5.000 personas llenaron el puerto y 190 bicicletas se colocaron en el parque cerrado.
Y se vio una de las pruebas de triatlón más recordadas de la historia. El duelo entre Galíndez y Bustos fue para alquilar balcones.
El chileno salió del agua 3′ adelante, pero ambos llegaron al final de ciclismo sin un solo segundo de diferencia. Salieron a buscar los 10 kilómetros de pedestrismo juntos, con el detalle de que Bustos era uno de los más rápidos del mundo en ese tramo.
Pero Galíndez corrió como nunca y ganó por casi 3′ de diferencia. Más de 5.000 personas le brindaron al triatleta argentino el más increíble recibimiento de la historia del triatlón paceño.
Víctor Clivio (de Victoria) tercero, Droguett cuarto, y Mario Rubin (de Buenos Aires) quinto, completaron el podio.
En Damas, repitió Patricia Santiago; mientras que en Juveniles los vencedores fueron el entonces adolescente Sebastián Bachella (Rosario) y la paceñoa María Soledad Ridruejo.
También volvió a conmover la participación del único triatleta no vidente del país: Pablo Astoreca (La Plata), quien corrió nuevamente junto a su lazarillo de lujo: Mariano Lorefice.
La fiesta terminó al amanecer en la disco Alcatraz.


1993 – América en La Paz
Entusiasmados con la proyección internacional de la prueba, en la novena edición llegaron triatletas de ocho países (Uruguay, Brasil, Chile, México, Venezuela, Estados Unidos, España y Argentina).
Entre los más celebres: el triple campeón mexicano y número 8 del mundo en aquel momento , Ricardo González, la múltiple campeona mexicana María Luisa Martínez (6ª en el ranking mundial); el subcampeón chileno Pablo Droguett; y quien sería la gran estrella de la competencia: Janet Hatfield (subcampeona estadounidense y número 3 del ranking mundial).
En total, 198 triatletas de 16 provincias argentinas, entre ellos los mejores del país sin excepción alguna, encabezados por el múltiple campeón nacional Oscar Galíndez, completaron el cuadro de una de las pruebas más recordadas.
Galíndez ganó por cuarta vez consecutiva, quebrando la línea del mexicano y del chileno.
Sin embargo, el espectáculo estuvo entre las Damas: allí mandó la estadounidense Janet Hatfield, quien llegó entre los 15 primeros de la General. Detrás, la campeona argentina Elina Urbano se dio el gusto de ganarle en su terreno a la mexicana Martínez.
Entre los Juveniles ganaron en esa edición Enrique Tomás Cresto (Concordia) y Carolina Urbizu (Córdoba) .
Como siempre, miles de personas colmaron las calles, la ruta y las aguas del Paraná para observar las alternativas de la prueba, alentando a los triatletas y abasteciéndolos de agua, debido a la elevada temperatura.


1994 – La tristeza
La edición 1994 trajo la posibilidad de festejar los 10 años dentro del triatlón nacional con una prueba diferente y una fiesta muy particular.
Por primera vez en el país se habilitó e inauguró una muestra fotográfica con más de 300 fotografías que documentaban toda la historia de la competencia, y se convocaron a los ganadores y figuras de las ediciones anteriores.
Todo estaba listo para vivir la más grande y emotiva de las competencias. Se sumaba a ello la presencia estelar de Cristian Bustos (Chile) estrenando el título de subcampeón mundial de triatlón, obtenido en Hawai. Junto a él, llegaron sus compatriotas Claudia Cortés, Pablo Droguett y Eduardo Araya.
Pero 1994 no fue esa gran fiesta. Un triste y terrible accidente sufrido por el campeón chileno mientras se desarrollaba el tramo ciclístico, al ser arrollado por un vehículo de la prensa, puso un manto de tristeza en el público, en la gente y en los competidores en general.
Quedó el consuelo de ver, de por primera vez en siete años, a un entrerriano ganador: Víctor Clivio se alzó con el triunfo, superando al imbatible Oscar Galíndez, quien no sólo quedó fuera del escalón más alto del podio por primera vez en La Paz, sino que perdió el invicto de cinco años triunfando en pruebas de triatlón en Argentina.
El entrerriano corrió los últimos 500 metros llorando en medio de la ovación de la gente.
En Damas, Claudia Cortés (Chile) ganó la prueba superando a Elina Urbano en duelo terrible, completando el podio femenino la marplatense María Virginia Coronel.
Entre los Juveniles, fueron Fernando Garrigó (Paraná) y Carolina Urbizu ( Córdoba ) quienes se pararon en el primer escalón del podio .
Participaron 218 triatletas de toda la república. El típico calor sofocante, la entrega de premios junto a las barrancas del río en la disco Alcatraz y el dancing hasta que salió el sol, completaron el cuadro de una fiesta que no fue.

1994 bis – Levántate y anda




Luego de que Bustos regresara en grave estado a su país, donde luego se recuperaría casi por completo, la frase más escuchada en La Paz
era: «nunca más el triatlón».
Sus organizadores, por lo bajo y con dolor, comentaban que no llevarían adelante la edición de 1995. El miedo a las represalias judiciales, las cuantiosas pérdidas económicas y el todavía latente impacto del terrible accidente eran golpes demasiado fuertes para sobrellevarlo, fundamentalmente por un grupo organizador que jamás obtuvo rédito o lucro económico de la competencia.
Pero los paceños se autoconvocaron, pusieron manos a la obra y comenzaron la misión de «resucitar» la competencia, que a esa altura sólo carecía de su epitafio.
El 12 de febrero de 1994, bajo el lema «El triatlón es de todos, todos por el triatlón», miles de paceños sin distinción de bandos políticos, creencias o pensamiento, llenaron las calles en la bicicleteada, la caminata y el gran festival popular.
Todo se programó con el fin de levantar el ánimo de los organizadores, demostrar que el triatlón era propiedad de la gente y que nada ni nadie terminarían con él.
En aquella jornada se recaudaron U$S 7.000 que, por unanimidad, se decidieron entregar personalmente al triatleta chile-no siniestrado.
A fines de febrero, el doctor Fernando Báez (uno de los organizadores de la competencia), el profesor Narciso Cena (representando al grupo autoconvocado) y el doctor Carlos Ferro (el médico que llegó primero al lugar del accidente y salvó la vida de Bustos), viajaron a Santiago de Chile. Se entrevistaron con él, entregaron el dinero en nombre del pueblo de La Paz
y recogieron su sincero y emocionado agradecimiento.
Pocos días después, los medios de comunicación locales informaban que la Comisión Ejecutiva
del XI Triatlón había quedado conformada.
El triatlón paceño estaba nuevamente en carrera.




1995 –  Renace la alegría o «La Carrera
«


En 1995, la gente de La Paz
intentó borrar de la memoria aquella fatídica tarde de 1994.
Y vaya si lo logró: 230 triatletas de todo el país y países extranjeros (Brasil, Uruguay, Chile y demás) llegaron hasta el noroeste entrerriano y le pusieron marco a una de las más hermosas fiestas de triatlón que haya vivido el país.
Al ritmo contagiante de la scola do samba, con un calor intenso, pero con la renovada alegría de más de 5.000 personas en el puerto y más de 20.000 en las calles, se llevó adelante la undécima edición, que en lo deportivo entregó la competencia más diputada y peleada del historial.
Fue así porque dos grandes protagonistas de la historia del triatlón argentino de los últimos años, Oscar Galíndez y Víctor Clivio, corrieron los 40 kilómetros
de ciclismo y 10 kilómetros
de pedestrismo sin sacar-se un metro de diferencia.
El triunfo final fue para el cordobés… ¡¡¡…por un paso de ventaja!!!
En Damas ganó Aglae Menezes (Brasil) y en Juveniles lo hizo el paceño Gonzalo Cosentino, quien hizo delirar al público.
Por la noche, se bailó hasta el amanecer mientras la ciudad y su gente recostaban la cabeza contra la almohada con alivio y tranquilidad :  «Su» fiesta había vuelto a ser la más grande, el Triatlón de La Paz
renacía de entre las cenizas.




1996 – Una fiesta espectacular o «La Carrera II
«


La edición 1996 trajo una fiesta imcomparable:
– Nuevo récord de participantes (255 triatletas nacionales y extranjeros), pulverizaron la marca anterior de 250, vigente desde 1990.
– Acentos de Bariloche, Salta, Catamarca, San Juan, Santiago del Estero, Comodoro Rivadavia, Trelew, Rawson, Misiones y Chaco se escucharon en el parque cerrado.
– Se inauguraron las marchas de los viernes por la noche desde la cena hasta la plaza principal, acompañados por el contagiante sonar de la scola do samba local.
– En lo deportivo, se palpitaba una prueba espectacular, peleada, con matices cambiantes, pero con un duelo anunciado: Galíndez-Clivio.
Y en la punta de la carrera se repitió la historia: el entrerriano y el cordobés corrieron juntos, pegados, sin darse un centímetro. La definición fue sobre la línea de llegada: ganó Galíndez por ¡…. 10 metros
!, ante el rugir de la multitud y la ovación que llenó el aire del puerto, mientras decenas de bombas de estruendo ametrallaban el ambiente celebrando el desenlace.
Detrás llegaron el reaparecido Ariel Garrigó (de Paraná, tercero), el siempre vigente Raúl Lemir (Mendoza, cuarto) y la cara nueva de la Elite
nacional, Daniel Fontana (Río Negro, quinto).
En Damas, Laura Luetich (Rosario) inscribió su nombre por primera vez como ganadora, superando a María Virginia Coronel (Mar del Plata) y Claudia Schemper (Buenos Aires).
En Juveniles ganó Marcelo Arichuluaga (San Lorenzo, Santa Fe).
Nuevamente Ignacio Giró – ahora con nada menos que 76 años – bajó el telón, acompañado por cientos de paceños corriendo a su lado y decenas de motos escoltándolo.
La fiesta se cerró con un nuevo escenario para la entrega de premios: el Muelle Bajo del puerto. Se coronó a los campeones, se aplaudió a los triatletas y se eligió a la Reina Nacional
del Triatlón, presentando a las scolas do samba de los carnavales correntinos, en un show inolvidable.
Se suspiró con el encanto de los fuegos artificiales reflejándose sobre el río calmo y quedó grabada en las retinas el mensaje del cartel luminoso de despedida: «Nos Vemos en el 97».



1997 – Más grande que nunca


La edición 1997 despuntó con las mismas características de siempre: una multitud en el puerto, la algarabía en las calles, el desfile de los triatletas por la plaza principal y el contagiante ritmo de la scola do samba en la noche previa.
Los ingredientes eran: los 280 participantes de todo el país que permitieron marcaron un nuevo récord de participantes, las tradicionales embarcaciones de transporte atestadas de triatletas, una ruta invadida de bicis y las calles llenas de atletas, agua, aplausos y aliento. Además, el elemento infaltable: el calor, mucho calor.
En esa ocasión hubo un hecho desacostumbrado: no fue de la partida -por primera vez desde 1990- el campeonísimo Oscar Galíndez.
El trono vacante envalentonó a varios candidatos y las apuestas más fuertes apuntaban a Víctor Clivio, quien venía de ganar una y perder las dos últimas «por un pelito«. Detrás, en orden decreciente, estaban Daniel Fontana (Río Negro), Raúl Lemir (Mendoza) y el resto.
Pero apareció un tal Pablo Rodríguez, que rompió todos los pronósticos. De Trelew, con sólo un año en Elite, ganó casi de punta a punta «la carrera de su vida», según la definió.
El triatleta patagónico llegó al puerto llorando y su imagen con los brazos levantados al cielo al cruzar la línea de meta es una postal del triatlón paceño. La Paz
tenía nuevo rey.
Detrás llegaron Fontana, Lemir, Clivio y Raúl Tereba (Santa Fe) en ese orden .
En Damas, Silvana Calcagno (Mar del Plata) ganó por demolición, relegando a su coterránea Bárbara Buenahora y a Silvia Maldonado (San Juan, tercera).
En Juveniles, la gloria fue para el debutante Fernando Jurny (Ceres, Santa Fe).
Por primera vez, la entrega de premios se trasladó a la Plaza Principal
del pueblo donde más de 2.000 personas compartieron con los triatletas su momento mas glorioso; se festejó el cumpleaños número 77 del «Abuelo» Ignacio Giró con torta y velitas; y los fuegos artificiales iluminaron el cielo de la despedida.
La noche duró más de 10 horas de frenético contorneo y movimiento, que todos compartieron en la disco local, junto al río.



1998 – Nunca tantos para tanta fiesta


Este año quedó en la historia por haber sido la primera competencia argentina en superar, desde 1987, la mágica barrera de los 300 participantes.
Fueron 312 los triatletas que llenaron el río, la ruta y las calles y por primera vez se incorporó al programa oficial de la competencia el triatlón infantil.
El resultado fue francamente espectacular: niños y niñas de entre 7 y 13 años, provenientes toda la provincia y el país, dieron nacimiento a la versión pequeña del Triatlón más Grande del País.
Entre los grandes, Oscar Galíndez volvió a pisar por séptima vez el sitial más alto del podio, superando con su habitual ritmo demoledor a Daniel Fontana (Río Negro), Raúl Lemir (Mendoza), Andrés Acebo (La Pampa
) y el resto.
El momento de mayor tristeza se vivió cuando por la red de amplificación se anunció el abandono del crédito provincial: el victoriense Víctor Clivio.
En Damas, volvió a ganar la rosarina Laura Luetich; en Juveniles vencieron el paceño Lucas Rossi y la por entonces pequeña sanjuanina Ana Paula Ortega.
Las habituales 5.000 personas en el puerto, un calor y humedad directamente insoportables, Ignacio Giró y sus 78 años marcando el cierre de la prueba, las lágrimas derramadas por ver largar, correr y llegar -a pesar de su pierna de menos y su corazón de más- a Leandro Román (La Plata
), la multitudinaria premiación otra vez en la plaza principal, la despedida con los fuegos artificiales y el baile a la orilla del majestuoso Paraná hasta que el sol dio el «basta», le dieron forma a una edición más de la Fiesta
de Triatlón más Grande de Argentina.




1999 – La Fiesta de Triatlón más Grande de Argentina


Cuando parecía que no habría más récords, en 1999 se destrozaron las predicciones: 355 triatletas mayores y 120 triatletas infantiles sumaron 475 competidores de todo el país y el extranjero (récord absoluto en participación en la República Argentina en los 90).
Otra vez el amigo inseparable del tria paceño dio el presente: el calor. En el clima, en el puerto y en las calles, también en la gente.
La fiesta nunca tuvo tantos invitados. Y el protagonista principal fue Daniel Fontana (el rionegrino), quien no dejó dudas desde el inicio de la competencia y se quedó con su primera victoria en el triatlón más popular del país.
Detrás de él, la alegría de Ezequiel Morales (Lobos, Buenos Aires), Ronan Pavoni (de Córdoba, tercero), Federico Santoni (de Mendoza, cuarto) y Jorge Acosta (de San Juan, quinto).
En Damas, nuevamente la campeona nacional Laura Luetich (Rosario) miró a todos desde arriba en el podio, junto a su coterránea Nidia Kondratavicius (segunda) y María Soledad Omar (Concordia, tercera).
En Juniors Caballeros, mandó el mendocino Adrián Farías y en Damas la mendocina Silvia Romeo; mientras que en Menores Caballeros el paceño David Castella se quedó con la gloria y la sanjuanina Ana Paula Ortega repitió en la rama Damas.
Otro de los grandes ganadores fue don Ignacio Giró que, con 79 años, apagó las velitas y encendió más de una lágrima en el corazón de los paceños.
Como siempre, una multitud acompañó la prueba en todo el recorrido, pero fundamentalmente en el corazón del tria: el puerto.
La Noche de los Carbohidratos también batió récords en la previa: participaron 500 personas, antes del desfile y la danza al son de la scola do samba en la plaza principal.
La despedida hasta el nuevo milenio lo dio la espectacular entrega de premios en la colmada plaza 25 de Mayo, con el colorido y la emoción insuperables de los fuegos artificiales.
Las penas se calmaron danzando, bebiendo y enamorándose junto al río en la disco local.



2000 – El triatlón del milenio

El nuevo milenio comenzó con todo. La edición 2000 arrimó al noroeste entrerriano 380 mayores y 120 infantiles de toda Argentina y países limítrofes, estableciendo un nuevo récord de corredores.
La fiesta al estilo La Paz
fue la de siempre: en el río, en la ruta y en las atiborradas calles; en el día previo, con los pequeños de 6 a
13 años, y en el central, con la más increíble multitud de triatletas vista en Argentina en 12 años.
Nuevamente, por octava vez, Oscar Galíndez pulverizó los relojes y llegó antes que nadie, relegando las esperanzas de Martín Sturla (de Buenos Aires, segundo), de impresionante actuación, de Ezequiel Morales (Lobos, tercero), César Calcagno (Mar del Plata, cuarto) y Marcelo Acosta (San Juan, quinto).
En Damas, la ironwoman marplatense Bárbara Buenahora relegó a la gran candidata, la rosarina Nidia Kondratavicius y a María Soledad Omar (de Concordia, de soberbia performance). La junior Ana Paula Ortega (San Juan) fue cuarta y la siempre regular Silvana Calcagno (Mar del Plata) quinta.
En Juniors Caballeros, triunfó Miguel Ángel Fuensalida (Claypole, Buenos Aires) y en Damas Silvia Romeo (Mendoza)  repitió su triunfo del año anterior .
En Menores, la gloria fue para Exequiel Malvasio (La Paz
) en varones y María Eugenia Cáceres (Chajarí) entre las damas ; en Promocionales, para los por entonces debutantes  Rodolfo Doldán (Santa Fe) y Lorena Dora (Rosario).
Nuevamente, 5000 almas cumplieron con el rito de peregrinar hasta el puerto de La Paz
, mientras más de 10.000 personas se ubicaron en los costados de la ruta y las calles para seguir las alternativas y ser protagonistas de la fiesta deportiva popular más importante de Entre Ríos.
Aliento, aplausos, reconocimiento y agua, mucha agua, fueron los regalos de los habitantes paceños para los triatletas que regaron con su sudor las calles.
Por la noche, la entrega de premios volvió al puerto y se cerró con el champán al aire de los ganadores, el aplauso sostenido del público y la boca abierta por el asombro de los primerizos.
Una perla: eran las 10 del día siguiente y triatletas y acompañantes se resistían a abandonar el dancing en la disco local.



2001 – Un nuevo récord

Con una nueva marca, que superó los 480 participantes, se vivió a plena fiesta la decimoséptima edición del Triatlón más Grande de la República Argentina.
Esta vez la victoria fue para Ezequiel Morales (Lobos, Buenos Aires), quien se impuso a los mendocinos Raúl Lemir y Adrián Farías (ambos de Godoy Cruz).
Pero Morales no fue el protagonista exclusivo de esta edición: la concordiense María Soledad Omar (su novia) tuvo una brillante actuación para ganar en Damas y, apenas terminó el recorrido, saludó con un imponente beso al nuevo monarca de La Paz.
La participación masiva del contingente paraguayo y el apoyo del público que cubrió el puerto local y todas las calles de la ciudad en el tramo de pedestrismo, sirvieron de marco adecuado para transformar la competencia en una verdadera fiesta popular.
La presencia de Ignacio «Eterno» Giró, el «Nono» del triatlón, con sus 80 años recién cumplidos, sirvió para coronar una nueva edición que finalizó con los numerosos fuegos artificiales reflejándose sobre las majestuosas aguas del río Paraná.



2002 – Cuando La Paz mostró al mundo que querer es poder

Esta edición fue crucial para el historial de esta prueba. A causa de la deserción de Chile , La Paz
fue designada sede del Campeonato Sudamericano 2001 y por primera vez incluida dentro de las 50 pruebas ITU en el mundo, puntuando para los Juegos Olímpicos Atenas 2004.
Lo mejor de Sudamérica estaría en La Paz
y figuras de relevancia mundial llegarían por primera vez a Argentina.
Pero la situación del país atentaba contra esto. La crisis institucional, agravada por la debacle económica impedía, en un primer análisis, la posibilidad de organizar semejante prueba.
Sin embargo, La Paz
aceptó el desafío y, una vez más, con la colaboración del pueblo y de amigos y sponsors de distintas latitudes, fue posible.
Y fue la mayor de todas las pruebas, y La Paz
estuvo a la altura de las circunstancias, y otra vez hubo gran fiesta gran en el noroeste entrerriano.
Participaron 675 mayores y 165 infantiles, a los que se sumaron 25.000 almas que los alentaron en todo el trayecto. Fueron dos jornadas a puro sol, mucho calor humano, todo el colorido de la geografía entrerriana y con el romance reeditado entre deportistas y público, para instituir un nuevo rótulo al tria de La Paz
: la Fiesta
más Grande de Triatlón de Sudamérica.
Ganó Daniel Fontana, que corrió sus últimos metros con una bandera argentina bien apretada entre sus manos. Lo escoltaron el venezolano Gilberto González, el colombiano Ricardo Cardeño, el brasileño Virgilio Castilho y el argentino Ezequiel Morales.
Jerarquizaron los diez primeros puestos el estadounidense Víctor Plata, el paranaense Ariel Garrigó, el brasileño Paulo Miyashiro y los argentinos Velmar Bianco y Nicolás Ortega.
En Damas, la representación de Brasil fue demoledora: Carla Moreno, Mariana Ohata y Sandra Soldán, todas entre las mejores del mundo, llegaron en ese orden a la meta.
Detrás, Patrice Carroll (de EE.UU.), Pamela Geijo (Argentina), Agnes Eppers (Bolivia), Carmenza Morales (Colombia), Monica Caplan (EE.UU.), María Soledad Omar (Argentina , y entrerriana) y Fiorella D’ Croz ( Colombia), completaron hasta el 10º lugar.
Sin profundas reflexiones sobre su nivel superlativo, vale acotar que dieron cátedra de nado, pedaleo y corrida, para extasiar a todos los amantes del triatlón.
La organización sincronizó sin fallas, el público alentó como nunca y los visitantes se llenaron las retinas con inolvidables imágenes.
El triatlón paceño se había ganado un merecido lugar en el contexto internacional y, por unas horas, nadie se acordó de la crisis y la ciudad brindó su mensaje esperanzador al mundo.
2003 – Una nueva fiesta

Con la alegría de un nuevo récord, La Paz
vivió una vez más su fiesta deportiva. La prueba fue premiada por la Confederación
Panamericana
de Triathlon ( PATCO ) otorgándole el carácter de “ clasificatoria “ para los Juegos Panamericanos que ese año se realizarían en la ciudad de Santo Domingo ( República Dominicana ) : los tres primeros varones y las tres primeras mujeres clasificarían directamente para la prueba de triatlón del máximo evento deportivo continental .
En esta ocasión fue Daniel Fontana quien se apoderó del podio encabezando el desfile de más de 700 triathletas que participaron de la 19ª edición del Triathlon Internacional Ciudad de La Paz
, superando en dura batalla nada menos que al brasileño Virgilio Castilho ( 2do , quién 6 meses mas tarde sería medallista en los JJPP de Santo Domingo ) y a Oscar Galíndez ( 3ro , quién se retrasó debido a un pinchazo en su tubular )
Por su parte, Nancy Alvarez fue la encargada de representar y muy bien a las mujeres de Argentina ocupando el primer lugar en Elite , relegando las aspiraciones de la americana nacionalizada boliviana Agnes Eppers ( 2da ) y de la entrerriana María Soledad Omar .
Una vez más, la gente vibró como nunca cada una de las competencias. En diferentes barrios de la ciudad, numerosos pasacalles, parlantes y papelitos se transformaron en la verdadera razón del por qué tantos triatletas eligen a La Paz.

Todo un pueblo volvió a decirle sí al Triathlon, 25.000 personas les dieron la bienvenida a casi mil triathletas (entre chicos y grandes) y entre todos, hicieron que la 19ª edición volviera a ser una nueva fiesta.





2004 – La monumental fiesta de los 20 años


La edición 2004 venía con un condimento especial : la competencia cumplía 20 años y la intención de los organizadores era llevar a cabo un gran festejo , adicionándole – a los condimentos que de por sí ya tenía la prueba – una serie de actos y eventos paralelos vinculados a este especial momento .
Y vaya si se logró : el viernes por la tarde , después de la competencia de los Infantiles , se corrió el “ primer triatlón-homenaje” que recuerde la historia de este deporte en la Argentina
. De él participaron 15 de aquellos primeros 19 que largaron en 1985 el primer triatlón de La Paz
, y varias de las glorias del triathlon argentino de todos los tiempos , tales como el  Gato  Díaz , Atilio Balestra , Raúl Lemir ,  Ronan Pavoni , Ariel Garrigó , Soledad Omar , Pablo Rodríguez , Abayubá Rodríguez , Franco Prandi , Sergio Rodríguez , el Turco  Borlle , Daniel Gangli , entre otros . La competencia fue meramente simbólica pero la emoción fue mucha.
Pero a esto hubo que sumarle que también hubo una parte deportiva : y en ella – por primera vez en Argentina – una competencia de triathlon convocó a mas de 1.000 triatletas . Fueron exactamente 1.017 los que participaron de esta 20ª edición , quebrando todos los récords y dándole a partir de allí a La Paz
el slogan de “ La Carrera
de los 1.000 Triatletas “ . Y si algo faltaba para que la fiesta fuera completa , por primera vez , la competencia de elite – que desde sus inicios se corría el día Sábado junto con los atletas de las categorías – fue programada para llevarse a cabo al día siguiente , Domingo , y en circuitos en las tres disciplinas , de tal manera que todos pudieran verla , ya que literalmente se transformó al Puerto de La Paz
en el “ primer estadio de triatlón “ de la Argentina
.
El Viernes mas de 120 triatletas infantiles provenientes , no solo de Argentina , sino también de países limítrofes , como Uruguay , Paraguay , Chile , y hasta de la lejana Ecuador , hicieron las delicias del público presente .
El Sábado , un joven triatleta llegado del Norte Argentino , Rodrigo Burgos ( Jujuy ) y la siempre vigente Julieta Solanas ( Buenos Aires ) fueron los ganadores de la prueba del Sábado en la distancia olímpica , donde mas de 500 triatletas fueron de la partida . Entre los Juveniles , María Naranjo Guevara ( Ecuador ) y Luis López Santana ( San Juan ) se quedaron con el primer puesto ; mientras que Cecilia Godoy Valdivieso ( San Juan ) y Maximiliano Passadore ( Villa Ballester ) ganaban las franjas de promocionales . Como nunca , mas de 5.000 personas en el puerto dieron el marco a la tradicional postal , mientras sonaba de fondo el contagiante ritmo de las scolas do samba  y el estruendo de las bombas .
Y un dato que hoy no fue menor : fue la última vez que corrió y llegó – en ese momento con ya 83 años – el “ Eterno “ , el ídolo de los paceños sin distinciones , el “ Abuelo del Triatlón Argentino “ , Ignacio Giró . Llegó como siempre : rodeado de cientos de chicos , mujeres , hombres de todas las edades corriendo a su lado que lo acompañaban en sus últimos kilómetros , bañado en aplausos , pisando los charcos que se formaban por las lágrimas que hacía derramar a su paso , con el sonido de las bocinas de los autos y motos que lo acompañaban , con revoleo de remeras y gorras lanzadas al aire , con el sonido de las bombas y de los aplausos rabiosos . Bañado del mas grande cariño que esta prueba pudo entregarle a triatleta alguno que haya pisado esta tierra .
Pero la expectativa estaba puesta en lo que sería la frutilla del postre de aquella inolvidable 20ª edición : la competencia de elite , donde 66 triatletas de 14 países del mundo buscarían los puntos necesarios para llegar a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 . Y nuevamente Daniel Fontana , después de una prueba plena de emociones y alternativas cambiantes , se quedó con el primer puesto por 3ª vez consecutiva , relegando a verdaderos monstruos del triatlón mundial como Gilberto González ( Venezuela , 2do , a solo 18s ) , Ezequiel Morales ( Argentina , ganador de la edición 2001 , 3ro en soberbia actuación ) , Juraci Moreira ( Brasil , 4to ) y Sebastián Lafflamme ( Canadá , 5to.) . Entre las Damas , la argentina Nancy Alvarez se alzó con el triunfo y consiguió -en aquella competencia- puntos que luego le resultarían fundamentales para llegar a ser una de las 50 triatletas que estaría en la línea de largada de la prueba de triatlón de los Juegos Olímpicos . La argentina superó por apenas 40s a la americana nacionalizada boliviana Agnes Eppers de gran arremetida final . El 3er lugar fue para la concordiense Soledad Omar , y el podio lo completaron Claire Murray ( Hong Kong ) y Beth Carlsson ( EE UU ) .
En la noche del Sábado , además de la tradicional ceremonia de entrega de premios de aquellos triatletas que habían ganado sus categorías , se entregaron distinciones a los triatletas que – ya alejados de la actividad o aún ella –escribieron páginas de gloria del triatlón argentino , siendo su momento culminante y de mayor emoción aquel en el que se consagró a Oscar Galíndez – allí presente – como “ el triatleta argentino mas grande de todos los tiempos “
Finalizó así la “ fiesta de los 20 años “ . Para quienes gustan de este deporte , fue – al decir del cronista de la revista Biciclub – una “ panzada de triatlón “ .





2005 – La alegría fue toda brasileña

 La edición 2005 atrajo nuevamente a casi un millar de triatletas a este rincón del Norte Entrerriano . Y – como siempre y como no podía ser de otra manera – a mas de 5.000 personas al Puerto . Pero comenzaba a notarse que algo nuevo estaba sucediendo : en cada barrio donde transitaba la etapa de pedestrismo , los vecinos se organizaban para recibirlos , dando comienzo en aquel año a lo que hoy los paceños denominamos la “ competencia de los barrios “ . El objetivo : demostrar que barrio recibe mejor , arma una mejor fiesta , para recibir a los triatletas . A la tradicional costumbre de darle agua y aliento a los atletas se comenzaron a sumar las sanas costumbres de ver cuadras y cuadras techadas de banderines y guirnaldas , locutor propio que nombra a cada triatleta que va pasando , conjuntos musicales , scolas do samba , chicos y grandes , gentes de todos los estratos sociales , sin distinción , dándole vida a un nuevo elemento mítico de La Paz
: la fiesta de los barrios .
 En lo deportivo , la fiesta volvió a ser un estruendoso éxito . El Viernes mas de 130 triatletas infantiles dieron la señal de largada para la edición 21 llenando de frescura e inocencia el río y las calles de la zona portuaria . El Sábado mas de 800 triatletas de todo el país y países extranjeros dieron marco al espectáculo mas multitudinario de Sudamérica . Mauricio Villaplana ( Godoy Cruz , Mendoza ) y Andrea Mastrovicenzo ( Capital Federal ) fueron los primeros en arribar al puerto ante el delirio de la multitud . Entre los Juveniles , Diana Rodríguez ( Rawson , Chubut ) y Gonzalo Tellechea ( San Juan ) se quedaron con ese orgullo ; mientras que entre los Promocionales fueron Daniela Sancho ( Santa Fe ) y Facundo Rodríguez ( Crespo , ER ) los que superaron al resto de los participantes de su franja .
  Por la noche , la tradicional ceremonia de entrega de premios estuvo al rojo vivo , desbordante de alegría , y se cerró con el ya tradicional espectáculo de los fuegos artificiales .
  Pero el postre suele ser lo mejor de una buena comida . La prueba de Elite , al día siguiente , tuvo esta característica . Antes de la competencia se veía que el duelo sería ese año Brasil – Argentina , Argentina- Brasil . Ausente Fontana ( radicado ya definitivamente en Italia ) , ambos países pusieron en el asador a sus mejores exponentes . Y la competencia – de un ritmo infernal – permitió –por primera vez en su historia – que un extranjero ganara la prueba masculina . Debieron pasar 21 años para que un atleta de otro país inscribiera su nombre entre los ganadores del Triathlon Internacional de La Paz
. Y fue el moreno Antonio Silva quién en una hasta hoy recordada demostración de poderío y fortaleza en el tramo pedestre literalmente destrozó los relojes y se calzó el saco de ganador de la edición 2005 , relegando al 2do lugar a su compatriota Thiago Machado y al 3ro a la esperanza argentina de ese momento , Ezequiel Morales . Mauro Cabaña Conceicao ( Brasil , fue 4to ) , y nuestro eterno pero siempre vigente Víctor Hugo Clivio fue 5to.
Entre las Damas , la jerarquía de la italiana Silvia Geminiani ( integrante del poderoso equipo italiano , y olímpica en Sydney 2000 y Atenas 2004 ) no dejó lugar a dudas , ganando aquella competencia y superando a las argentinas Pamela Geijo y Ana Paula Ortega ( 2da y 3ra respectivamente ) , prueba femenina ésta que será recordada por una anécdota no muy feliz : por un error de uno de los jueces de la prueba , las damas dieron una vuelta menos de pedestrismo , generando en un primer momento una confusión que quedó mas que en una anécdota . 
.



2006 – La revancha argentina 


Llegó 2006 y con él la 22da edición de la competencia de por sí ya consolidada bajo el slogan de “ La Fiesta
de Triatlón mas Grande de Sudamérica “ . Nuevamente casi un millar de triatletas peregrinaron desde los mas alejados y remotos puntos de la Argentina
y de Sudamérica para ser parte del ritual triatlético de cada Enero : recibirse de triatleta corriendo en La Paz
.
  En el día Sábado – bajo el ya acostumbrado cóctel de sol , calor , gente y triatletas – casi 900 triatletas embarcaron en los barcos vaqueros para lanzarse al desafío de retar a duelo al gigante río Paraná en la primera etapa de la competencia , rodar sobre el calor abrazador del asfalto caliente y correr bajo una lluvia de agua y aliento en la etapa de pedestrismo .
  Este año fueron el juvenil sanjuanino Gonzalo Tellechea y la bonaerense de Zárate , Florencia Giusti , los que tuvieron el privilegio de llegar primeros al puerto , grabando en sus retinas el mas maravilloso de los espectáculos que puede tener en su poder un triatleta : ganar en La Paz
. Entre los Juveniles , aquel año fueron María Eugenia Benítez ( Federación ) y Federico Oliva ( Córdoba ) los que se quedaron con los primeros puestos. 
 Pero el Domingo estaba el plato fuerte . Nuevamente el presagio era que se repetiría el choque del año anterior : Brasil – Argentina , Argentina – Brasil , los dos países mas fuertes del área sudamericana , con sus mejores exponentes en la línea de largada , la rivalidad de siempre al igual que en todos los deportes y la pasión de siempre en el público paceño para transformar mas que nunca el Puerto en el “ estadio de triatlón mas grande de Argentina “ . En la edición anterior , Brasil – de la mano de Antonio Silva – había dejado trunca el festejo argentino . Pero en este 2006 , otro de los grandes triatletas argentinos , Ezequiel Morales , llevaría a cabo una de las mejores carreras de su prolífica historia deportiva , y – luego de cruzar la meta en primer lugar – desataría el delirio de la multitud . Detrás llegaron allí nomás los brasileños  Bruno Khouri y el favorito Antonio Silva , mientras que el mendocino Roberto Delpodio ( 4to ) y el brasileño Danilo Pimentel ( 5to ) completaron el podio .
Entre las Damas , mientras a priori parecía que el duelo por el triunfo estaría entre las argentinas Ana Paula Ortega y Soledad Omar , fue una juvenil chilena ( asidua concurrente al Tria de La Paz
desde hacía ya varias ediciones cuando competía en juniors ) llamada Bárbara Riveros la que se quedó con el primer lugar , dando comienzo de esa manera a una corta pero rica y meteórica carrera deportiva que la llevaría – nada mas que dos años y medio después – a integrar la elite mundial y ser una de las privilegiadas triatletas en participar de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 .
Así Argentina tuvo su revancha en La Paz
2006 , el público paceño fue nuevamente protagonista de “su” fiesta , y – como cada año – un “ mar de triatletas “ cubrió todos y cada uno de los rincones de “ La Paz
… tierra de triatlón “ .




2007 –  El mundo en La Paz



La edición 2007 tuvo una característica muy particular : de las 24 ediciones fue aquella donde hubo participantes de la mayor cantidad de países del mundo . Ese año fueron 19 las banderas que flamearon en el Puerto de La Paz
en una clara y inequívoca demostración de que el Triathlon Internacional de La Paz
ocupaba un lugar importante en el mapa triatlético mundial . Fue el año donde no solo concurrieron los triatletas de toda Sudamérica y de países americanos , sino aquella en la cual españoles , italianos , holandeses , austríacos y hasta los rusos con un equipo de 7 integrantes formaron parte del listado de participantes .
  Nuevamente el total de participantes superó el millar , nuevamente los infantiles el Viernes dieron cátedra a mas de uno de los que debía competir al día siguiente en la categoría Mayores , nuevamente la Pasta
Party
de la noche de la vigilia explotó de gente , nuevamente el Viernes por la noche los triatletas desfilaron por las calles de la ciudad marcando a los paceños que nuevamente el triatlón estaba de regreso a su casa .
   El día Sábado – como siempre , con calor , mucho calor , pero con aún mucho mas calor humano – fue el turno de los grupos de edad , que en esta edición casi llegaron a los 900 participantes . Con un río crecido como pocas veces , se desarrolló la etapa de natación , con una ruta colmada en cada rincón se corrió el ciclismo , y con miles y miles de paceños llenando cada resquicio  , cada rincón , cada hueco de las calles de los barrios , se hizo el pedestrismo .
  Y esta edición – como cada una de las anteriores – tuvo una particularidad que la hará muy recordada : el ganador de la General
del día Sábado fue un paceño . El juvenil Juan Alberto Domínguez , el hijo del ganador de la 1ª y 2ª edición de esta misma competencia , se alzó con un triunfo demoledor , épico e inobjetable , superando a los mas de 500 triatletas de todo el país y de varios países del continente sudamericano que casi dos horas antes habían dado inicio a la prueba . El delirio , la emoción , la algarabía y el orgullo de la multitud fueron indescriptibles , las imágenes de la llegada y las que siguieron fueron inenarrables , todo un pueblo literalmente sacó de adentro el grito contenido durante tanto tiempo : habían tenido que pasar 20 años para que un paceño volviera a ganar la general del triatlón de La Paz
. El último había sido Raúl Quintana en 1987 . Y no era poca cosa , vaya si no .
Entre las Damas la ganadora fue Leslie Violi ( Cap. Federal ) ; mientras que en Juveniles los vencedores fueron Andrés Cabascango ( Ecuador , quién ese mismo año se consagraría como “ campeón panamericano junior “ en Canadá ) y María Eugenia Benítez ( Federación , por segundo año consecutivo ) . Entre los Promocionales ganaron Patricio Valenti ( Baradero ) y la por entonces debutante Ana Paula Aguirre ( San Lorenzo ) .
Pero aún faltaba el plato fuerte : la competencia de Elite con atletas de primerísimo nivel mundial , de casi dos decenas de países del mundo , todos ellos buscando puntos que los colocaran en los Juegos Olímpicos de Beijing . Y nuevamente – como en el 2005 – la bandera verdeamarelha  volvió a flamear sobre lo mas alto del Puerto de La Paz
. Esta vez de la mano del impresionante andar de Reinaldo Colucci , quién en con una contundente demostración de poderío , colocaba definitivamente su nombre como uno de los nuevos gigantes de la elite del continente americano . El brasileño – con un ritmo demoledor – superó las estrategias del fuerte equipo ruso que – encabezado por Alexander Brukhankov e integrado por 5 triatletas de primer nivel mundial –tuvo que conformarse con el 2do puesto . El tercer escalón del podio fue para el español David Castro         ; mientras que Valentín Mescheryakhov ( Rusia ) y el legendario Eligio Cervantes ( México ) se quedaron con el 4to y 5º puesto respectivamente . Luciano Farías 8 8vo ) y Lucas Cocha (10mo ) fueron los argentinos mejor ubicados .
Entre las Damas , la presencia de las fuertes norteamericanas , las siempre confiables mexicanas y las juveniles pero fogueadas portuguesas hacía prever que la ganadora sería de alguna de estas nacionalidades. Pero nuevamente – y para reafirmar que su triunfo en La Paz
2006 no había sido casualidad – la chilena Bárbara Riveros Díaz impuso su ritmo y colocó la bandera chilena en lo mas alto del podio por segundo año consecutivo en un triunfo inobjetable y demoledor . Margaret Shapiro , Heidi Lee Grimm y Amanda Stevens ( EE UU ) y la mexicana Dunia Gómez completaron el podio femenino .
Como todos los años , la fiesta fue impresionante , en esta oportunidad , con los locales acicateados y motivados por el triunfo de un paceño en la competencia del Sábado . Por la noche , se bailó como siempre hasta el amanecer , mientras todavía retumbaban en el oído de cada uno quienes estuvieron allí el contagiante sonido de las scolas y el sordo ruido de los fuegos artificiales llenando de luz y sonido el estrellado cielo paceño .





2008 – La última gran fiesta



2008 es la historia reciente . Fue hace solo un año . Año olímpico , año de definiciones para aquellos que acunaban dentro de sí los sueños de integrar la selecta elite de los solamente 55 varones y 55 mujeres que se pararían en el pontón de largada de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 . Y La Paz
como una de las últimas pruebas del calendario mundial de otorgaría preciosos puntos para lograr alcanzar esa meta .
  Y – como todos los años – el peregrinar místico desde cada lugar de la Argentina
hacia ese punto casi perdido en el mapa carretero del país , fue acompañado por un nuevo fenómeno que este año se hizo mas patente : ya no solo los extranjeros integraban el listado de participantes de la prueba de Elite del día Domingo . Ahora también brasileños , uruguayos , paraguayos , chilenos , colombianos y hasta portorriqueños , americanos y europeos registraban su inscripción en la competencia del Sábado , dándole una nueva vuelta de rosca al carácter real y verdaderamente internacional de la prueba .
Y todo ello llevó a que se registre un nuevo récord de inscriptos : fueron 1.027 los que en el 2008  integraron el listado de participantes , quebrando de esta manera la mayor marca de participantes que databa de 2004 .  
  Y otra vez el Sábado el calor fue agobiante , el río , la ruta y las calles se atiborraron de triatletas , los barrios desbordaron fiesta ; y para que la fiesta sea completa por 2do año consecutivo el paceño Juan Alberto Domínguez ganó la competencia de amateurs , superando a los mas de 500 triatletas de su franja . La disposición reglamentaria de largar por franjas no lo vió llegar en primer lugar al puerto , pero en los tiempos finales el paceño fue el mejor , repitiendo su histórico triunfo del año pasado y demostrando que ya estaba definitivamente para cosas mayores .  La santafesina de San Lorenzo Ana Paula Aguirre – mientras tanto – se quedó con la general de Damas Mayores superando con holgura al resto de las participantes . Entre los Juveniles , Luciano Taccone ( Capital Federal ) y Ximena Grassi Ituarte ( R O Uruguay ) fueron quienes se quedaron con el triunfo .
  La competencia de Elite del día Domingo – además de convocar a atletas de 15 países del mundo , entre ellos 6 japoneses – agregó una nueva particularidad : por primera vez las competencias de elite damas y elite varones se correrían por separado . Primero lo harían las damas , y luego – una vez finalizada la prueba femenina – lo harían los varones . Todo ello a causa del gran incremento de participantes en ambas franjas que hacía absolutamente imposible que se siguiera corriendo ambas en el mismo recorrido al mismo tiempo . Ello trajo aparejado un achicamiento de los circuitos y  un incremento en la cantidad de vueltas de ciclismo y pedestrismo lo que a su vez permitiría al público poder apreciar todas las cambiantes alternativas de la prueba .
  Primero fue el turno de las damas , y allí quienes estuvieron presentes pudieron apreciar el andar demoledor de la británica Helen Tucker quién literalmente destrozó los relojes y ganó de punta a punta la edición 2008 . Un dato : solo 5 meses después , en Vancouver , Canadá , Tucker ganaría el Campeonato Mundial de Triatlón y se consagraría como la mejor triatleta del mundo . El 2do lugar fue para la ya consagrada Bárbara Riveros ( Chile ) , ganadora de las ediciones 2006 y 2007 , quién – a pesar de un pinchazo en su tubular que la relegó en la etapa de ciclismo – pudo recuperarse y alcanzar el segundo escalón del podio . Tercera fue la japonesa Shizuka Kutsuna , mientras que Dunia Gómez ( México ) y Heidi Lee Grima ( EE UU ) se quedaron con el 4to y 5to puesto respectivamente . Romina Palacio Balena (18ª ) fue la mejor argentina ubicada .
  Pero lo mejor no había llegado aún . La prueba de Elite Varones prometía ser un espectáculo aparte , no solo por el número record de participantes ( 48 ) ,  sino también por el alto nivel que había y por lo que estaba en juego : las últimas posibilidades para muchos de ellos se ingresar a los Juegos Olímpicos . Y las expectativas no fueron defraudadas : la prueba fue terrible , disputada palmo a palmo , sin dar ni pedir cuartel . Y cuando todo parecía indicar que el nombre del ganador saldría del trío integrado por Leonardo Chacón ( Costa Rica ) , Juraci Moreira ( Brasil ) y Francisco Serrano ( México ) , apareció desde atrás la pequeña figura del gigante norteamericano Manuel Huerta , quién en los últimos metros y en un sprint inolvidable superó a Chacón y a Juraci cruzando la línea de llegada en primer lugar congelando una imagen que es toda una postal de esa edición : los ojos desorbitados de emoción del americano , la desazón dos metros mas atrás del costarricense y un marco de público que – todavía asombrado e impactado- no podría creer lo que había visto . Un final como no se veía en La Paz
desde aquellas épicas batallas de los años 1995 y 1996 entre Oscar Galíndez y Víctor Clivio . Chacón debió conformarse con el 2do puesto , y Juraci Moreira con el 3ro. Francisco Serrano ( México ) fue 4to e Hiroki Sugimoto ( Japón ) completó el podio . Luciano Farías ( 7º ) y Velmar Bianco (10º) fueron los mejores argentinos. 




 2009 – La fiesta de los 25 años

Y la edición Nro. 25 terminó siendo una gran fiesta a la que caracterizó – al menos en las jornadas del Viernes y el Sábado – un invitado de siempre : el calor , un casi insoportable calor que llegó a subir el termómetro a casi 42 grados en la siesta del Sábado .
Lejos de amilanar a los triatletas , un total de 1.057 de ellos provenientes de 18 países del mundo fueron de la partida en los tres días ininterrumpidos que duró la fiesta mas grande que recuerde la historia del triathlon argentino . La competencia fue – por segunda vez en su historia – “ Campeonato Sudamericano “ , además de fecha puntable para el sistema de clasificación de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 , y otorgó puntos para los circuitos nacional y entrerriano .
El Viernes – como siempre , desde hace 12 años – fueron los mas pequeños los que – en un total de mas de 130 pequeños gigantes – jugaron a ser triatletas y deleitaron a la multitud que – a pesar del intenso calor – se agolparon como cada año debajo de la refrescante sombra de la arboleda de calle Vieytes para alentar y aplaudir a los mas chicos . Así desde los purretes de solo 5 años hasta los grandecitos  de 14 años jugaron a competir en triathlon brindando una bocanada de aire fresco a una tarde agobiante .
El Sábado literalmente la ciudad amaneció copada por triatletas y con una temperatura que – en todo sentido – iba trepando cada hora que pasaba . 900 triatletas provenientes de mas de 10 países del sub-continente sudamericano templaban sus armas en horas de la mañana para lo que sería la épica batalla deportiva en horas de la tarde . 900 bicicletas se apiñaron en el parque cerrado brindando – para quién pudo observarlo – un espectáculo sobrecogedor y realmente emocionante . Por primera vez en la historia de la competencia , la prueba del Sábado tendría – al igual que la del Domingo – verdadero carácter internacional . El carácter de Camp Sudamericano trajo a La Paz
a los age groups ( atletas por edades ) de Brasil ( 45 ) , Paraguay ( 25 ) , Uruguay ( 43 ) , Chile ( 12 ) , Bolivia ( 10 ) , Ecuador ( 8 ) , Colombia ( 6) y Venezuela ( 4 ) permitiendo a atletas y espectadores gozar de una competencia de un nivel superlativo .
Y al tradicional espectáculo de las barcazas de ganado saliendo rumbo a la largada con los centenares de atletas en su interior bajo el sonido de las bombas y el trepitar incesante de las scolas do samba , al siempre emocionante espectáculo de la largada donde se puede admirar la imagen indescriptible de la largada con cientos de triatletas ingresando a las aguas del Paraná juntos , a la imagen conmovedora de casi un millar de pares de brazos tratando de ganar metro a metro al Paraná en la natación , la emocionante visión de las casi mil bicicletas poblando todos y cada uno de los rincones de la ruta , la imagen sobrecogedora de los triatletas transitando en su etapa de pedestrismo por las calles y barrios de la ciudad de La Paz
donde cada cuadra es una fiesta en sí misma , y la foto final de cada uno de los casi mil triatletas llegando a la meta exhaustos pero con la panza llena de un cóctel que solo La Paz
puede brindar : triathlon mas fiesta popular , se sumó nuevamente este año la llegada – en primer lugar al Puerto – de un paceño : EXEQUIEL MALVASIO se dio el gran gusto que ya había tenido en las ediciones 2007 y 2008 su coterráneo Juan A Domínguez y cruzó la meta en primer lugar , ante el delirio y la algarabía de la multitud . PAULA GUEDES  ( Brasil ) ganó entre las Damas , siendo la primera extranjera – en 25 años de la prueba – en ganar la franja de los grupos de edad .
Por la noche , se vivieron momentos de alta emoción en la lo que fue la “ Ceremonia Oficial de Festejos de los 25 años “ del Tria de La Paz
, que empezó con un sensacional video que recordaba en imágenes y relatos el cuarto de centuria que había transcurrido ( producto de un impecable , minucioso y paciente trabajo de nuestro amigo Antonio Bachman y su equipo de Concordia ) , y que siguió con la entrega de reconocimientos de quienes fundaron y crearon la criatura ( tales los casos de Juan Ramón Ridruejo y familia ) , a quienes la cuidaron e hicieron crecer luego ( caso Fernando Báez , Mirta Naufal , Antonio Ramírez , Juan Marusich y otros ) , colaboradores , atletas e instituciones . Y coronando este momento con la entrega de plaquetas a aquellos primeros 19 hombres que en 1985 habían sido protagonistas de la 1ra edición del Tria de La Paz
. Luego vino la tradicional entrega de premios para finalizar con el siempre imponente espectáculo de los fuegos artificiales que iluminaron – junto a los relámpagos que anticipaban la tormenta inminente – el cielo paceño .
Y – como siempre – la frutilla del postre fue la siempre esperada competencia de Elite . Que en esta ocasión tuvo un condimento especial : la lluvia que cayó en la madrugada y primeras horas de la mañana provocó una brusca disminución de la temperatura : de casi 40 grados , bajó a 16 / 17 grados , dando un marco ideal para la competencia , nunca visto en los 25 años de historia del Tria de La Paz.
Fue
casi un día ideal de primavera , y – como tal – la fiesta fue – como siempre – descomunal .
55 triatletas de 14 países del mundo serían los protagonistas , a los que se sumarían las mas de 15.000 personas que – extendidas a lo largo de las calles  y la ruta de la ciudad donde transitaba la prueba en su etapa de ciclismo – se habían convocado para darle el marco de calor y color a una competencia ya de por sí única en el continente americano .
Esta prueba de Elite Internacional traía un aditamento que no era menor para el público : por primera vez dos triatletas juveniles , surgidos de aquella Escuela de Triatlón creada a fines de los 90 , serían de la partida en pié de igualdad con el resto de los monstruos del continente americano : JUAN ALBERTO DOMINGUEZ y BRUNO ISMAEL BALDINI tendrían la nada liviana carga de llevar en alto la bandera y el orgullo paceños en esa competencia . Y la gente – como nunca – respondió a la cita , acicateada por ese detalle no menor . Si bien la historia registra que ya Exequiel Malvasio y David Castella lo habían hecho en 2002 con muy buen suceso , en ese entonces la prueba todavía no era en circuito y aquel hecho pasó casi desapercibido para el público paceño . Desde 2004 – año en que la prueba de elite comenzó a hacerse en circuito – los paceños habían esperado casi 6 años para ver a dos locales – surgidos de las escuelas de triatlón – peleando palmo a palmo con los grandes .
También fue la primera vez – desde que la prueba fue consagrada por la ITU
como “ prueba puntable para el sistema de clasificación de los Juegos Olímpicos “ en 2002 – que compitieron por separado hombres y mujeres . Ello se debió a una expresa imposición reglamentaria de la ITU
y especialmente al gran aumento de la cantidad de damas que año a año competían en Elite .
Así a las 14.00 horas – con un clima fresco , ideal , entrenublado – se dio la señal de largada de las damas que en un total de 20 se lanzaron a las aguas del Paraná desde la Arenera
de Puerto Márquez . Luego del protagonismo casi demoledor de la colombiana Lina Raga en el ciclismo – donde pareció sacar diferencias decisivas – fue finalmente la ecuatoriana ELIZABETH BRAVO la que cruzó la meta en primer lugar luego de una dura batalla con PAMELA GEIJO ( Argentina , 2da , para gran algarabía de los argentinos ) y la experimentada ZURINE RODRIGUEZ ( España , 3ra , integrante del equipo olímpico de su país ) . PAULINA ABREGO ( Argentina , 4ta ) y VANESSA GIANNINNI ( Brasil , 5ta ) completaron el podio de las mejores de La Paz
2009 .
A las 16.45 horas llegó el momento del plazo fuerte . Mas de 30 varones representando a mas de una docena de países dieron inicio a una prueba que – desde el comienzo mismo – se planteó durísima . El argentino Luciano Farías dejó las aguas del Paraná en primer lugar , pero enseguida se armó – en ciclismo – una cuarteta que prácticamente transitó junta los 40 kms de ciclismo . Y allí estaban el mencionado Farías y los brasieños Igor Amorelli , Mauro Cabaña Conceicao y Danilo Pimentel . Y detrás el malón , donde mas de una veintena de triatletas peleaban por acercarse a los puestos de vanguardia , destacándose entre ellos el accionar del paceño Bruno Baldini que poco a poco escalaba posiciones y se colocaba – casi al finalizar los 40 kms – entre los mejores 6 triatletas de la prueba . Pero las cosas cambiaron cuando comenzó el pedestrismo , ya que – alguien que había pasado casi desapercibido para todos los presentes en el Puerto y en las calles  – literalmente puso la quinta y – en una acción casi similar a la que brindó Manuel Huerta en la edición 2008 – comenzó – desde atrás – a pasar atletas y subir en las posiciones . Se trataba del italiano GIUSEPPE FERRARO ( integrante del equipo olimpico de su país y campeón mundial de triatlón militar ) , quién se había bajado de la bicicleta en 15to lugar pero al promediar la parte de pedestrismo ya estaba entre los 5 primeros y subiendo . Y fue así nomás que el “ Tano “ superó en la última vuelta al brasileño IGOR AMORELLI y tocó la banda de llegada en primer lugar ante el delirio de la multitud ,  el estruendo de las bombas y el batir parches de las scolas do samba . Casi un minuto después llegó IGOR AMORELLI ( 2do.) , seguido por dos de sus compatriotas ya conocidos por los paceños por sus participaciones en años anteriores DANILO PIMENTEL ( 3ro ) y DIOGO SCLEBIN ( 4to ) . Y para gran alegría de los paceños VELMAR BIANCO ( Argentina , integrante del equipo nacional ) se trepó al 5to escalón del podio .
Párrafo aparte para el excelente accionar de los paceños BRUNO BALDINI ( 20º en la General
y 5to en Sub 23 ) y JUAN ALBERTO DOMINGUEZ ( 25º en la General
y 7º en Sub 23 ) que dieron la gran nota de motivación al público paceño para alentar y aplaudir aún mas ante cada paso de ellos por el atiborrado Puerto de La Paz
.




2010 – La fiesta nunca termina
– Una historia aún por escribir ….

Con una nueva marca, que superó los 480 participantes, se vivió a plena fiesta la decimoséptima edición del Triatlón más Grande de la República Argentina.
Esta vez la victoria fue para Ezequiel Morales (Lobos, Buenos Aires), quien se impuso a los mendocinos Raúl Lemir y Adrián Farías (ambos de Godoy Cruz).
Pero Morales no fue el protagonista exclusivo de esta edición: la concordiense María Soledad Omar (su novia) tuvo una brillante actuación para ganar en Damas y, apenas terminó el recorrido, saludó con un imponente beso al nuevo monarca de La Paz.
La participación masiva del contingente paraguayo y el apoyo del público que cubrió el puerto local y todas las calles de la ciudad en el tramo de pedestrismo, sirvieron de marco adecuado para transformar la competencia en una verdadera fiesta popular.
La presencia de Ignacio «Eterno» Giró, el «Nono» del triatlón, con sus 80 años recién cumplidos, sirvió para coronar una nueva edición que finalizó con los numerosos fuegos artificiales reflejándose sobre las majestuosas aguas del río Paraná.



Los Infantiles – Una historia aparte


A fines de 1996 , la Asociación
Entrerriana
de Triathlon – preocupada por la necesidad de trabajar desde pequeños a los atletas que serían en el futuro los triatletas de elite así como de incentivar el acceso de los chicos a este deporte – crea las “ Escuelas de Triatlón de la Provincia
de Entre Ríos “ . Las primeras comenzaron a funcionar en cinco ciudades entrerrianas : Victoria , Paraná , Federación , Concordia y La Paz
.
Y de la mano de esta idea nació en Enero de 1997 una de las criaturas mas queridas y mimadas que ha dado este evento : el “ Triathlon Infantil de La Paz
“ que – cada viernes previo a las competencias de los mayores – hace las delicias de grandes y chicos .
Nació como un simple evento paralelo destinado a hacer de “soporte” del gran evento de los mayores , pero año a año fue creciendo en calidad organizativa , cantidad y calidad de participantes , repercusión popular e incluso logró adquirir admirablemente – como su hermano mas grande – adquirir relevancia internacional propia .
Vale aclarar que – desde sus comienzos , allá por 1997 – se estableció como máxima que las pruebas serían absolutamente “ no competitivas “ y que todos los participantes – aún quienes hubieran abandonado – recibirían exactamente el mismo premio : un medallón pesado , un pergamino y su remera de finisher .
Así cada Viernes , mas de una centena y media de chicos y chicas de entre 5 y 14 años de edad , llenan de frescura el tórrido y cálido ambiente de la previa del triathlon , regando de alegría el escenario deportivo como solamente los mas pequeños pueden hacerlo .
Así de aquellos primeros 50/60 participantes se pasó a mas de un centenar , y hoy oscila entre 150 y 180 los purretes que cada año riegan de sudor el río y las calles de La Paz
jugando a ser triatletas “ .
Y no solo eso en el 2001 la prueba se transformó en “ internacional “ por primera vez con la llegada de un numeroso contingente de paraguayos . Y al año siguiente llegaron los bolivianos , chilenos y uruguayos . Y dos años mas tarde se sumarían delegaciones de chicos de las lejanas Ecuador , Colombia y Venezuela .
No está de mas mencionar y hacer notar  que – luego de 12 ediciones , y echando la mirada hacia atrás – podemos ver a varios de aquellos chiquilines que cada Enero solían jugar a ser triatletas – en la línea de largada de las competencias de Elite o dando batalla en la punta de cada competencia en la franja de Mayores .
Así , triatletas de Elite como Luciano Taccone y Pamela Battaglia ( Capital Federal ) , Ezequiel Malvacio , Juan Alberto Domínguez y Bruno Baldini ( La Paz
) , Lautaro Díaz ( Córdoba ) , María Victoria Rivero ( Victoria ) , Brenda Spasiuk ( Misiones ) , Javier Visconti ( San Salvador ) y Renzo Westch ( Paysandú ) – por solo mencionar algunos -fueron alguna vez asiduos participantes del Triathlon Infantil de La Paz
, lo que les permitió a muchos de ellos llegar a debutar en la distancia olímpica con nada menos que 10/11 años de experiencia en pruebas infantiles y juveniles .
O actuales triatletas juveniles reconocidos y con muchos kilates como Fernando Ramírez y Juan Francisco Sallaberry ( La Paz
) , Gastón Montenegro ( San Francisco , Córdoba ) , Marcos Ferrari ( Concordia ) , Santiago Montañés ( R O Uruguay ) , Lucas Rivas ( Hernandarias ) , Jorge Marote Schiro y Matías Gerlach ( Chajarí ) , entre los varones , y María Eugenia Benítez ( Federación )  , Anahi Díaz ( La Paz
) , Ana Guillermina Bargas ( Concordia )  , Ximena Grassi Ituarte ( Uruguay ) y Olivia Firpo ( Victoria ) también fueron – alguna vez – pequeños grandes  protagonistas de las competencias del Triathlon Internacional Infantil de La Paz
.